Se registra un grave accidente en el Horno Flash de Chuquicamata

Un grave accidente se registró la tarde de ayer 24 de Mayo en el Horno Flash de Chuquicamata.

Según relatos de los propios trabajadores, se produjo un rebalse o filtración por una de las escotillas del horno, lo que ocasionó un derrame de material fundido que terminó quemando por radiación térmica el rostro de uno de los operadores, las lesiones no fueron de mayor consideración porque trabajador se encontraba utilizando todo su equipo de protección personal.

Lugar del accidente – Horno Flash Chuquicamata

El Horno Flash estuvo detenido por casi 5 meses, período que fue sometido a un repotenciamiento, el cual modificó su torre de reacción para aumentar la capacidad de carga del Horno. 

Según fuentes al interior de la estatal, el Horno Flash no se encontraría en condiciones óptimas para su operación por la deficiente reparación al que fue sometido, por lo el equipo más crítico de la Fundición de Chuquicamata se abría transformado en una “bomba de tiempo” según los propios trabajadores de la estatal.

La explosión del 13 de febrero de 1989

A las 11.15 horas una filtración de agua en la torre de enfriamiento del Horno Flash, sección de la Fundición de Concentrado de Cobre, produjo un estallido de grandes proporciones. Quince trabajadores severamente quemados y otros ocho, leves, fue el resultado en la faena, pero el desasosiego generalizado y la intranquilidad se apoderaron de toda la provincia.

El infortunado accidente provocó la movilización inmediata de todo el personal del Hospital Roy H. Glover y de todos los servicios de la gran empresa.

Los profesionales, pese al impacto, actuaron con rapidez y serenidad. En escasos minutos los accidentados fueron trasladados hasta el hospital chuquicamatino donde tuvo lugar un amplio operativo médico para salvar vidas. Los profesionales de la salud, aunque nunca se dice, actuaron con heroísmo.

De acuerdo a un comunicado de prensa entregado por el director del centro asistencial, Sergio Stoppel García, tres de los 23 trabajadores evacuados del lugar, tenían quemaduras de extrema gravedad, comprometiendo el 50 por ciento del cuerpo.

El caso más grave fue el de Mario Alfonso Monárdez Monárdez, quien trabajaba en una empresa contratista. Tenía comprometido 85 por ciento de su cuerpo.

Los ocho trabajadores menos graves fueron atendidos y por su estado que no era de complicación fueron derivados a sus domicilios.

Uno de aquellos trabajadores explicó que estaba trabajando en unos ajustes al Horno Flash cuando sorpresivamente explotó la unidad de enfriamiento. «Yo perdí el sentido y desperté cuando estábamos siendo trasladados en ambulancias. Vi a varios de mis amigos esparcidos por el lugar. Fue una experiencia difícil de superar».

La primera víctima fatal tenía 23 años, casado, dos hijos, ingeniero de ejecución mecánico. La muerte se produjo debido a una crisis en su metabolismo, pues tenía quemaduras en 50 por ciento de su cuerpo.

El doctor Sergio Stoppel anunció a la prensa que existían otros tres pacientes que estaban en considerable peligro: Carlos Lumán R., con diagnóstico de extrema gravedad e inestabilidad con quemaduras en 36 por ciento, además de Rubén Alqueveque González y Mario Alfonso González.

Los restos de la primera víctima fatal fueron velados en la Iglesia Universal y al día siguiente lo trasladaron hasta la parroquia «El Salvador», donde fue oficiada una Misa por las necesidades de su alma.

Mario Alfonso Monárdez Monárdez, 48 años de edad, murió una semana más tarde, como consecuencia de las quemaduras provocadas por los efectos térmicos que dejó el estallido. La comunidad que había rezado tanto para que se salvara, acusó el impacto que llegó hasta a la conmoción.

El 23 de enero murió Orlando Alfonso Alqueveque González, de 29 años, domiciliado en Villa Ayquina de Calama, casado, tres hijos. «Nos llamó profundamente la atención la noticia de la muerte de Orlando Alqueveque, pues se notaba más grave el caso de Carlos Lumán», fue la reacción de Luis Soto, dirigente del Sindicato de Trabajadores Nº1.