Aguas Andinas controladora de Essal, una historia de corrupción, política y desastres

Las críticas al actuar de Essal han sido variadas y transversales. La falta de inversiones a lo largo de los años, las multas que se han acumulado, los rudimentarios protocolos empleados, las zigzagueantes explicaciones sobre el restablecimiento del suministro han colmado la paciencia de los osorninos que han salido a las calles a protestar. Pero eso no es todo, Essal ha financiado tanto de manera legal, como de manera ilegal las campañas políticas de muchos políticos chilenos y ha contaminado otras fuentes de aguas en la región de los lagos

Aguas Andinas, controladora de Essal, está involucrada en el escándalo de financiamiento irregular de la política, según ha registrado la investigación que realizó el Ministerio Público, gracias a dos rectificaciones de gastos sin respaldo contable que hizo la empresa al Servicio de Impuestos Internos. 

Entre los que recibieron boletas se encuentran varios personeros que han entrado y salido por la puerta giratoria entre el mundo público y privado, además de políticos de todo el espectro.

Por ejemplo, Juan Eduardo Saldivia, militante DC y ex superintendente de Servicios Sanitarios entre 1996 y 2006, recibió $55 millones entre 2010 y 2015. A él se suman varios camaradas demócrata cristianos: Guillermo Pickering, ex subsecretario de Obras Públicas y hoy paradójicamente Presidente de Essal, recibió 35 millones en 2012; Clemente Pérez, también ex subsecretario DC obtuvo $46 millones; el senador Andrés Zaldívar, quién recibió 150 millones por lo que él justificó como asesorías de “seguimiento legislativo”.

Se suman $430 millones a tres sociedades del abogado Pedro Yaconi, yerno de Eduardo Frei y gestionador del comité de finanzas de la campaña presidencial del 2009 del ex mandatario.

También aparecen $76 millones a Jaime de Aguirre y Mario Conca, ejecutivos de Chilevisión que emitieron boletas falsas por pedido del ex gerente de Bancard Santiago Valdés, propiedad de Sebastián Piñera, el mismo mandatario que autorizó la venta del 35% de las acciones que poseía el Estado en la sanitaria en 2012.

Desde la UDI aparecen pagos de $27 millones a una sociedad de Pablo Longueira y $53 millones a una empresa ligada a Laurence Golborne. Además, la contabilidad de Aguas Andinas registra pago $422 millones a think thanks asociadas a todos los sectores políticos: $117 millones al Instituto Libertad, vinculado a RN; $72 millones a Libertad y Desarrollo, ligado a la UDI, al igual que la Fundación Jaime Guzmán que recibió $52 millones. Chile 21, ligado a Carlos Ominami recibió $34 millones, mientras que Proyectamerica, relacionado a Ricardo Lagos, $66 millones.

La Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) inició una investigación para determinar las causas, y eventuales sanciones, por la fuga de combustible que afectó a la empresa sanitaria Essal y que provocó el corte de agua potable en Osorno, Región de Los Lagos. 

Según confirmó la SEC, en la madrugada de jueves se derramaron más de 1.100 litros de petróleo destinados al funcionamiento de un grupo generador que opera durante las denominadas “horas punta”, se filtraron desde un tanque y afectaron el proceso de captación de agua del río Rahue, la que posteriormente es utilizada para su respectivo tratamiento. Entre los puntos que serán parte de la investigación de la SEC, se encuentra la forma en que el combustible salió del tanque, donde se encontraba almacenado, y cómo una parte llegó hasta el río Rahue, junto con determinar la cantidad exacta del energético derramado. Además de verificar las condiciones de las instalaciones para constatar si cumplen con lo que exige la normativa en materia de combustibles.

Aunque ayer a las 8.00 horas la ciudad de Osorno recuperó el abastecimiento totalmente, el gobierno pidió acelerar la investigación a la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), iniciada el 11 de julio tras el corte generado por la caída de petróleo a la producción de agua.

La indagatoria contempla multas a la compañía que podrían llegar a $ 600 millones, y según el superintendente de Servicios Sanitarios (s) Jorge Rivas, se evalúa también la caducidad de la concesión, en manos de la firma Essal desde 1998.

Essal contaminó la bahía de Ancud con fecas 

Un informe revelado durante las últimas horas entrega responsabilidad a Essal por la contaminación con coliformes fecales en la bahía de Ancud, provincia de Chiloé.

El estudio realizado por la Seremi de Salud en Los Lagos fue revelado por el diputado Gabriel Ascencio con un documento firmado por el ministro de Salud, Jaime Mañalich, donde se le atribuye responsabilidad a la cuestionada empresa sanitaria, Aguas Andinas, controladora de Essal estaría literalmente con el “agua hasta el cuello”. 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*