Comunidades atacameñas solicitan medidas para reparar el daño ambiental causado por Minera Escondida en el Salar de Punta Negra

Síguenos en Twitter!

Salar Punta Negra, Región de Antofagasta, Chile
Comparte este contenido en tus redes!

Durante los últimos días se ha vivido un hito histórico y relevante para el territorio de Atacama la Grande. En el año 2020 El Consejo Defensa del Estado presentó una demanda por daño ambiental contra Minera Escondida, por lo que el Ilustre Primer Tribunal Ambiental presentó bases para una eventual conciliación, para esto las partes proponen al tribunal como amigable componedor la demanda contra el daño ambiental causado en el Salar de Punta Negra, ubicado al sur del Salar de Atacama.

Es por esto, que el Consejo de Pueblos Atacameños deliberó juntamente con las comunidades que lo integran para hacerse parte como terceros coadyuvantes, así también la Comunidad Atacameña de Peine. Para esto, se logró observar cada una de las medidas, tanto en asambleas y en reuniones, con miras a una recuperación efectiva, que logre satisfacer plenamente la indemnidad del ecosistema.

El Primer Tribunal Ambiental antes de dictar una sentencia en lo referente a esta demanda propuso bases para reparar el daño ambiental. El Ministro en ciencias, Marcelo Hernández quien dirigió el proceso comentó que “dentro de las propuestas de conciliación han visto necesario solicitar el apoyo del tribunal en estas instancias. Esto consiste en facilitar los diálogos, desde el planteamiento de una metodología, los procesos y cada una de las medidas. Hemos analizado medidas asociadas a la compensación medioambiental, restauración del medio ambiente dañado”. “Lo que viene ahora, es que con estos puntos acordados, se entregará la sistematización y las partes quedan con la tarea de redactar un documento final para presentar al tribunal para saber si van a acoger o no conciliación, instancia que se realizará el martes 27 de abril”, agregó Hernandez. Por su parte, Manuel Salvatierra, presidente del Consejo de Pueblos Atacameños señaló que “como comunidades del pueblo Atacameño Lickanantay estamos preocupados por la defensa del territorio».

«En este caso, por el grave daño ambiental provocado por Minera Escondida Limitada en el Salar de Punta Negra. Esperamos que se dicte una sentencia favorable, ya que este es un hecho histórico para nosotros, ya que sabemos que a pesar de todos los procesos extractivistas que se viven en la cuenca del Salar de Atacama podemos proteger y defender nuestra puri, la flora y la fauna afectada. ”. Jornadas de diálogos Durante estas jornadas se reunieron el Primer Tribunal Ambiental, el Consejo de Pueblos Atacameños, Comunidad Atacameña de Peine y Minera Escondida Limitada para acordar las medidas y procesos que se llevaron a cabo. Sergio Chamorro, abogado del CPA afirmó que “nos reunimos todos los actores para poder establecer compromisos y acciones destinados a la recuperación del ecosistema».

«Hemos puesto en el centro la indemnidad del medio ambiente, el territorio y el agua como sujetos de derechos. Por tanto, concurrimos con el mandato construido por las comunidades que integran el consejo de pueblos atacameños para que la reparación del daño ambiental sea eficiente en la gestión y recuperación del Salar de Punta Negra” La Unidad de Medio Ambiente (UMA) del Consejo de Pueblos fue parte fundamental de esta demanda, ya que participan directamente en los monitoreos del Salar de Atacama. El encargado de la UMA, Francisco Mondaca enfatizó que “en estos días participado como equipo técnico, hemos intentado buscar las mejores herramientas, soluciones científicas y socioambientales ante el daño generado por BHP en el Salar de Punta Negra. Acá hemos discutido únicamente medidas ambientales para ayudar a la recuperación de las funcionalidades y sostenibilidad del acuífero del Salar de Punta Negra.

«Esto nos servirá para contar con las herramientas que permitan que no se vuelvan a repetir este tipo de daños, que los estudios, medidas, y propuestas de esta mesa de diálogo sean consideradas también en los salares alto andinos”. «Hemos puesto sobre la mesa la necesidad de contar con certezas científicas de la reparación de la afectación. Esto sin duda servirá de base y aprendizaje para otros procesos ambientales. Celebramos lo que este ilustre Tribunal Ambiental ha gestado y estamos muy agradecidos de que existan instituciones y profesionales con el espíritu de encontrar los mejores caminos para una posible restauración y preservación de los ecosistemas dañados ambientalmente”, complemento el geólogo de UMA, Jordán Jofre. 

Síguenos en Facebook!

Facebook Pagelike Widget

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*