El espionaje del ejército al periodista que denunció el mega desfalco al interior de las FF.AA

El Ministro Espina aseguró sobre la Operación Topógrafo y W que “las acciones de inteligencia, cuando tienen por objeto las escuchas de conversaciones, han sido todas ellas autorizadas por un ministro de Corte de Apelaciones, quien requiere los antecedentes, los analiza y ve si realmente corresponde hacerlas (…) Desde el punto de vista del cumplimiento de la ley, las acciones se han hecho dentro del marco legal“, por otro lado Weibel considera estas acciones ilegales y envía un recado al Ejército: “No le tengo miedo a este grupo de generales corruptos que pretenden utilizar el Ejército y de mala forma la Ley de Inteligencia para perseguir a civiles”.

La Operación Topógrafo espió el año 2017 a cuatro personas: dos funcionarios activos y dos en retiro de la institución castrense, todos ellos denunciantes de eventuales irregularidades al interior del Ejército. Las indagaciones realizadas por personal de la Dirección de Inteligencia del Ejército (Dine) quedaron reflejadas al menos en cinco minutas elaboradas entre junio y agosto de 2017 y 18 páginas con la transcripción de dos escuchas telefónicas. Los objetivos de esa operación fueron el capitán Rafael Harvey Valdés, el exteniente Carlos Farías Ramírez, el exsargento Juan Pablo Díaz Pino y el cabo primero Sergio Andrés Tudesca Órdenes.

Según fuentes de Inteligencia de la institución, esta operación se habría realizado al menos durante seis meses en 2017 y habría sido precedida por la Operación W, una indagación dirigida contra el periodista Mauricio Weibel, autor en 2016 del libro Traición a la patria, el que relata detalles del desfalco al interior de la institución de dineros provenientes de la Ley Reservada del Cobre. Weibel habría sido vigilado y sus llamados telefónicos, interceptados.

“No me toma de sorpresa. Siempre sospechamos que esto existía, aunque es distinto a que salga publicado y existan antecedentes más concretos sobre el tema”.

Mauricio Weibel

De acuerdo con el periodista, “había algunos tipos de seguimientos obvios y evidentes, además de dos asaltos al diario The Clinic mientras publicábamos allí reportajes sobre irregularidades en el Ejército, en los que solo robaron computadores. Las oficinas de algunas de nuestras fuentes fueron destrozadas, sin robarles nada. Hubo computadores hackeados cuando estaba en TVN. Se produjo una serie de situaciones que nos hacían sospechas que esto era así”.

Recordemos que el Milicogate es un caso de corrupción en Chile, específicamente de fraude y desviación de fondos públicos de la Ley Reservada del Cobre perpetrado por miembros de las Fuerzas Armadas de Chile y fue dado a conocer por el diario The Clinic el año 2015, en una serie de reportajes firmados por el Weibel.

El fraude, compromete una parte no menor de los 20 mil millones de dólares que Chile destina para la adquisición de armas, recursos que en su conjunto habrían permitido habilitar 30 hospitales, mil colegios de excelencia y construir las 35 mil casas que se requieren para acabar con todos los campamentos de Chile, ademas hay indicios de que el fraude ocurría desde mucho antes y que existían, además, desvíos de esos dineros a campañas políticas y apoyo económico a ex agentes de la CNI.

El Ejército pagó facturas que ni siquiera tenían el timbre del Servicio de Impuestos Internos, pagó facturas que tenían orden por robo o extravío, pagó facturas de empresas que ya tenían término de giro, que no operaban, y pagó además facturas ideológicamente falsas por entrega de repuestos que nunca llegaron.

En resumen, en exactos $5.483.709.087 cifró el Ejército el fraude al Fondo Reservado del Cobre, conocido popularmente como el “Milicogate”, los dineros se gastaron en casinos, propiedades, caballos y fiestas.

Mauricio Weibel, Periodista

En entrevista con CNN Chile, Weibel dijo estar tranquilo y condenó las declaraciones del ministro: “No le tengo miedo a este grupo de generales corruptos que pretenden utilizar el Ejército y de mala forma la Ley de Inteligencia para perseguir a civiles”.

«No sé cómo revelar que un comandante en jefe se compró 27 autos de lujo y otro gastaba $150 mil a la semana en chocolates puede afectar la seguridad nacional», dijo el autor de «Traición a la Patria».

Mauricio Weibel

El Colegio Nacional de Periodistas rechazó el espionaje y escuchas telefónicas, realizadas por el Ejército, hacia el comunicador:

“Rechazamos cualquier persecución a periodistas, así como el uso de espionaje y las escuchas telefónicas por parte de los militares. El Gobierno debe ser firme en este tema, pues acciones de este tipo dañan la democracia y son inconcebibles en un Estado de Derecho”, expresó el CNP através de su cuenta Twitter.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*