Modernización de Fundiciones de Codelco presenta importante retraso

La corporación se vio obligada a detener las operaciones de dos de sus cuatro fundiciones en diciembre ya que inexplicablemente no fueron capaces de prever el actual escenario del que conocían desde el 2013, el cual contempla la entrada en vigor de nuevas regulaciones en Chile, las cuales requieren que las fundiciones capturen el 95% de las emisiones. La estatal dijo en enero que completaría las obras en sus minas Chuquicamata y Salvador en marzo, pero la fecha se retrasó por segunda vez hasta la primera quincena de abril.

Codelco no cumplirá la promesa que realizó ante la comisión de minería de la cámara de diputados de reanudar este mes las operaciones en dos de sus fundiciones que se encuentran detenidas hace ya tres meses, debido a que se realizan obras para actualizar las instalaciones a fin de cumplir con pautas ambientales introducidas en el Decreto 28 del Ministerio de Medio Ambiente que establece normas de emisión para fundiciones de cobre y fuentes emisoras de arsénico, del cual se tenia conocimiento desde hace seis años atrás, exactamente el 30 de julio del año 2013, fecha en que se promulgó el decreto 28, pero además, desde el año 2005 la organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) recomendaba a Chile «avanzar en el desarrollo de normas de emisión nacional, que incluyan la regulación de contaminantes tóxicos en el aire y que reduzcan aún más el impacto de la contaminación por SO2 y arsénico».

Los trabajos probablemente se extiendan hasta mayo, según indican los líderes sindicales de Codelco, por lo que las pérdidas asociadas doblarían a lo anteriormente informado, generando un grave daño al fisco, al país y a sus propios trabajadores.

“Los dirigentes sindicales no han podido ingresar al área, así que no sabemos qué está pasando, el secreto es enorme”, dijo a la tercera Rolando Milla, presidente del Sindicato Nº 3 de Chuquicamata y coordinador sindical de la fundición. “Se debe hacer responsables a los ejecutivos de la compañía por estos retrasos”, Concluyó.


En enero Codelco dijo al congreso que la interrupción de las actividades daría lugar a una pérdida de producción de aproximadamente 218.000 toneladas en su fundición de Chuquicamata.

La Estatal encargó la construcción de las nuevas plantas a SNC-Lavalin Group Inc., empresa que enfrenta cargos por corrupción en Canadá donde la falta de un acuerdo le ha costado a SNC más de US$3.800 millones en ingresos perdidos, además continúa dañando su reputación internacional ya que también enfrenta problemas en sus negocios en Arabia Saudita, donde SNC Lavalin provisionó US937 millones.

SNC reveló un “problema grave” en su “negocio minero” en donde los analistas lo vincularon con el contrato con Codelco, que consiste en la construcción de una planta de efluentes y dos plantas de ácido, ambas en Chuquicamata.

Codelco ya cobro a SNC US$29 millones por las demoras en la construcción de las plantas y devolverá el monto a la empresa con sede en Montreal si las obras se completan antes de fin de mes, lo cual es prácticamente imposible.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*