[Opinión] La violenta administración de Codelco Chuquicamata

Los mineros de Chuquicamata llevan cinco días de huelga, en una lucha por la reivindicación de sus derechos en donde con unidad buscan la igualdad de beneficios entre sus pares. Ante la nula respuesta de la administración, Las protestas han ido en escalada y cada vez más radicalizadas

Unidad que los actuales ejecutivos de Chuquicamata temen y claramente no se esperaban, es por eso que la administración divisional no duda en victimizarse y tildar la protesta justa de los mineros como “actos violentos”, “práctica desleal” o “acciones de fuerza ilegales”, pero ¿Quienes son los verdaderos violentos? ¿Los verdaderos desleales? ¿Los trabajadores que exigen que se cumplan sus derechos o una administración que militariza zonas industriales de la división en una huelga legal?

La administración divisional no solo ha actuando violentamente con sus trabajadores, también lo ha hecho con sus familias al negar el derecho de salud, derecho fundamental establecido en nuestra constitución. Sin ir más allá, ni siquiera el dictador Pinochet realizó una jugada tan asquerosa y burda con los mineros de Chuquicamata cuando decidieron irse a huelga en dictadura.

Pero la violencia y deslealtad de la administración en contra de las familias no termina ahí. Los actuales trabajadores reciben una bonificación en lácteos que pueden canjear en algunos supermercados del país la cual llaman “vales”, estos vales fueron bloqueados por la actual administración de Chuquicamata, en un ataque directo en contra de la familia minera.

No solo los trabajadores “Rol B” reciben en trato violento de la actual administración. Los supervisores de la división son humillados y violentados al obligarlos sin tener las mínimas condiciones de higiene, a pernoctar en las instalaciones industriales mientras los trabajadores se encuentran en huelga, de negarse a tal situación son despedidos inmediatamente.

Cómo podemos ver, los verdaderos violentos paradójicamente son los mismos que predican que “la dignidad y respeto por las personas” es lo más importante, son los mismos que critican los “actos violentos” de los trabajadores que llevan más de tres años siendo violentados por la actual administración, son los mismos ejecutivos que actúan como políticos, con sueldos millonarios, pero con una gestión paupérrima a base de mentiras.