Párroco es acusado de abuso sexual en Calama

En Calama se conoció la primera denuncia por abuso sexual que involucra a un párroco de la Diócesis San Juan Bautista

En este caso específico, se trata del Presbítero Jordi Jorba Navarro, quien prestaba sus servicios religiosos en la Parroquia Asunción de la Virgen ubicada en la población Alemania de la capital de la provincia El Loa.

Según antecedentes aportados el hecho se remonta al 2003, y está en etapa de investigación de acuerdo a las líneas guías “Cuidado y esperanza”, que definieron que el párroco fuera apartado de sus funciones durante este proceso, y no se descarta su traslado de la ciudad en los próximos días.
Debido a la data, el caso no podría ser judicializado por estar prescrito.

Obispo de Calama
El obispo de Calama, Óscar Blanco Martínez, dio a conocer que “conforme lo establecen las Líneas Guías Cuidado y Esperanza, y la instancia definida por la Diócesis San Juan Bautista para acoger y escuchar todas acusaciones de posibles abusos, informo que se ha recibido una denuncia por abuso sexual de un menor de edad en contra del Pbro. Jordi Jorba Navarro, de la Parroquia Asunción de la Virgen de nuestra ciudad, y que correspondería a un hecho ocurrido en el 2003”.
Asimismo manifestó que “este Pastor tras conocer los antecedentes, resolvió iniciar la investigación previa que determine la verosimilitud de los hechos, indagatoria que estará a cargo del señor Humberto Ramírez González, al tiempo que he determinado suspender de su tarea pastoral como también de la celebración pública de oficios religiosos al mencionado sacerdote”.
“Conforme lo indique la indagación que se ha encargado, se resolverá continuar con la investigación del caso, trasladándolo si correspondiere a la Congregación para la Doctrina de la Fe”, agregó.
Para posteriormente, señalar que “quiero manifestar a toda la comunidad, nuestro absoluto compromiso con la verdad y especial escucha y acogida con el denunciante, al respecto me hago eco de las palabras del Papa Francisco: Hoy somos retados a mirar de frente, asumir y sufrir el conflicto, y así poder resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo caminar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *